fbpx

Los planes de vida son “libros muertos”

Los llamados “planes de vida” que financia la Secretaría Técnica de la Circunscripción Territorial Especial Amazónica, (CTEA), son consultorías, tras consultorías y sin resultados específicos, puntualizó José Gualinga, líder histórico de Sarayaku, población Kichwa del territorio amazónico de Pastaza. Están borrachos de tecnicismos…

Esta crítica la emitió Gualinga a propósito de una deuda adquirida por IKIAM EP, empresa pública creada para administrar los “planes de vida” a implementarse en la Amazonía pero que nunca han cumplido con sus objetivos.

En este sentido, en la responsabilidad asumida por IKIAM, Aero Sarayaku, facilitó movi8lización aérea para los técnicos y que a la fecha suman más de 7 mil dólares. Nos tienen con que venga después de un mes, venga la próxima semana y es una deuda que ya tiene más de un año, señaló José.

Como deben a Sarayaku, deben a otras empresas aéreas y a otros proveedores. Esto es en la primera etapa de los llamados planes de vida, es decir, en la elaboración de los instrumentos para el desarrollo de las comunidades. Pero el problema es que luego de las consultorías, en cuya elaboración también quedan mal, nunca se ha ejecutado ningún plan de vida, puntualizo José Gualinga.

Invierten el plan y nunca se ejecuta, es que dichos planes están mal concebidos, por eso es que al concluirlos, simplemente son “libros muertos”. No actúan con la realidad territorial, son planes desde el escritorio que en muchos casos solo sirven para sacar información, puntualiza Gualinga.

El famoso “fondo común” debería ejecutarse articulando con las organizaciones indígenas. Cuando se dice que hay millones todos quieren participar por necesidad sin medir los resultados y las falencias que existen para su implementación.

Las ONGs estructuran planes de vida, la CTEA y sus planes de vida, IKIAM oferta planes de vida y ahora incluso hay planes de vida para utilización de fondos del clima; pero primero debe cubrirse las necesidades básicas de la población, continuó José al razonar que sean las propias nacionalidades indígenas quienes implementen las obras en materia de infraestructura social y conservación.

LA CTEA está embriagada de tecnicismo, afirma. Debemos decirle no a ese tecnicismo bárbaro porque los planes de vida no pueden desarrollarse para estar guardados en un escritorio y que son solo oferta propagandística que no llega a las comunidades. Por eso Sarayaku no participa de los tales planes de vida…

Los comentarios están cerrados.