fbpx

¡No nos vamos a ir de este lugar; tenemos derechos¡

Es la expresión de un grupo de mujeres que se aglutinan en el centro de Puyo y ofrecen servicios sexuales a los transeúntes; a ellas, las autoridades buscan reubicar.

Es una necesidad, o más un problema social; sea cual sea la realidad lo cierto es que, de cualquier forma, las autoridades del poder Ejecutivo y de la municipalidad de Pastaza debe resolver con urgencia esta problemática.

El tema no es nuevo, desde hace años atrás ha sido notorio la presencia de grupos de mujeres que circulan por el centro de Puyo, ofertando servicios sexuales a todo individuo que aparece por el lugar, si se concreta el acuerdo, lo practican en hostales y pensiones del lugar.

El pasado jueves las instituciones de control y seguridad, Policía nacional, Municipal, Intendencia y otros; con el fin de efectuar control delincuencial cumplieron un operativo, donde lo mas evidente fue detectar a las mujeres que ejercían la prostitución, no hubo detenidos, tan solo un local clausurado.

Si bien es cierto que la presencia de las mujeres anotadas, que deambulan por los bajos del municipio de Pastaza, causa una mala imagen de la ciudad, es también un tema que lamentablemente ninguna autoridad ha logrado solucionar el problema hasta la fecha.

Luego del operativo del pasado jueves, se había acordado desarrollar una reunión entre las mujeres y las autoridades; esto se cumplió el día 21 abril del 2021, se reunieron con la gobernadora de Pastaza.

María Eugenia Castro, a quien le indicaron las necesidades y problemas que enfrentan a diario en las calles, dijeron ser perseguidas y agredidas por los policías municipales y aspiran un mejor sitio para ejercer su oficio.

Al término de la reunión, el jurista Marco Vargas quien les asesora a las mujeres, reconoció que la primera autoridad provincial haya dado la apertura para el diálogo. “Está en análisis un lugar ofrecido para el traslado, dependerá si existen las facilidades y garantías” advirtió.

El sitio ofrecido sería un inmueble ubicado junto a la entrada a la parroquia 10 de agosto en la vía a Macas aproximadamente a 3 kilómetros de Puyo

El pasado miércoles 21 de abril del 2021 en las afueras de la Gobernación una de las mujeres que participó en la reunión, se declaró vocera para manifestar que no aceptaban el ofrecimiento de reubicación debido a la distancia y que no brindaba garantías para ejercer su trabajo.

Y es más realizó varias advertencias. “Si salimos nosotras del centro de Puyo….vendrán otras; no nos iremos de aquí; tenemos derechos….quieren atropellarnos, tenemos necesidades tenemos familia…necesitamos trabajar…aquí nos quedaremos…. que sepan las autoridades”, dijeron en coro.

Según el criterio de las mujeres, con el propósito de hacer prevalecer sus derechos hace un año han procedido a organizarse y están constituidas legalmente en el gremio (Dulces Caricias) que integran mujeres de varias edades y nacionalidad, cuentan con el patrocinio del jurista Marco Vargas.

Los comentarios están cerrados.