fbpx

Viceprefecta ya dos años sin funciones; también le esconden documentos

El Prefecto provincial esconde documentos, también desaparecen evidencias y desde hace dos años, Cumandá Guevara, Viceprefecta de Pastaza no tiene ninguna función dentro del Consejo Provincial.

En Entrevista con Nina Radio, Cumandá dijo por ejemplo que su última gestión, (conseguir 18 mil pruebas rápidas), la hizo a título personal porque el hacerlo a nombre del Consejo Provincial le podía traer contratiempos y hasta, posiblemente acciones legales en su contra.

“Yo no quiero humillarme”, continuó Cumandá al informar que sí comunicó al Consejo en pleno “pero nadie dijo nada”. También debían venir médicos desde la provincia del Guayas y tampoco receptaron esa gestión en el seno del Consejo Provincial de Pastaza.

Y ahora, hablando de la documentación que se le solicita a la institución como tal, siempre ha sido boicoteada por el Prefecto, los documentos se entregan a los 10 o nunca.

La información que ahora ratifica la señora Viceprefecta, da cuenta de la opacidad con que se maneja la información al interior de la Prefectura. Ya no es solo la información que se brinda selectivamente a los medios de comunicación sino también a quienes oficialmente solicitan aclaración de algunas cosas turbias como se manejan al interior de la institución.

Un ejemplo relievó la señor Viceprefecta. Vino, dijo un crédito de 101 mil dólares en equipos para el patronato, ella ha preguntado de eso, como consejera provincial y luego, al ir a las bodegas le dicen que esos equipos no existen, “que no podían dar información”. Se le solicita al Prefecto, el prefecto sumilla pero al mismo tiempo ordene que no se entregué los documentos.

Cumandá Guevara ha elevado su queja a la Defensoría del Pueblo, pero no hay respuesta tampoco para esa entidad; cita uno, “desde el 20 de noviembre”.

Cumandá Guevara es una de las vice prefectas a nivel nacional que impulsan la reforma al Art. 52 del COOTAD para que sea la Ley la que determine las funciones de la vice prefectura y no el capricho, como en el caso de Pastaza, de un hombre que prefiere la opacidad a la transparencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *